Especiales

A UN AÑO DE LA ALTERNANCIA EN QUINTANA ROO

Justo a un año de las elecciones en Quintana Roo,  fue detenido en Panamá el ex gobernador, Roberto Borge Angulo, señalado de la debacle financiera de la entidad y  buscado por el Gobierno Federal por su probable responsabilidad en la comisión del delito de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

Damos los resultados esperados por los quintanarroenses, hoy rinde frutos la lucha contra la impunidad y corrupción, publicó en su cuenta de twitter el Gobernador Carlos Joaquín González, sin embargo los ocho meses de su gobierno no han logrado resultados esperados por la ciudadanía.

El ex priísta y ex subsecretario de Turismo del Gobierno de Enrique Peña Nieto, Carlos Joaquín González obtuvo una victoria contundente en las urnas el 5 de junio de 2016, pero la estabilidad no ha llegado a Quintana Roo, la batalla se ha trasladado al interior de su gabinete, mismo  que nombró tras tomar protesta como el 25 de septiembre del año pasado.

La factura de haber llegado al Palacio de Gobierno apoyado por  partidos tan dispares y con intereses tan diferentes como el PAN y PRD le ha  impedido dar resultados prometidos y también le ha significado perder puntos de popularidad.

El ejecutivo no ha mostrado un golpe de autoridad ante las fallas en su gabinete en las áreas más importantes, mientras se señala que esto obedece a que son compromisos políticos y de grupos que financiaron su campaña.

Teniendo como marco de referencia que se cumple un año de la elección de Gobernador, resulta interesante recordar algunos sucesos inéditos que se presentaron en la entidad.

Desde meses previos a la jornada electoral el gasto de recursos fue enorme, se emplearon todos medios disponibles para que el PRI mantuviera su hegemonía en el Palacio de Gobierno, sin embargo la ciudadanía se inclinó por un “cambio” que hasta la fecha no ha cumplido la promesa de mejorar su calidad de vida, principalmente en Chetumal.

Carlos Joaquín González, relegado del PRI en su deseo por ser candidato a gobernador, renuncio al tricolor y fue postulado por la coalición  PAN-PRD “Una Nueva Esperanza” sin afiliarse a azules o amarillos.

Los  quintanarroenses fuimos testigos de la “madre de todas las batallas”, una guerra electoral sucia, sin cuartel ni escrúpulos en la que estaba en juego poder político en la entidad.

La “guerra sucia” durante el proceso electoral tomó otro nivel cuando Senador Félix González Canto, fue grabado intencionalmente destruyendo propaganda electoral del competidor de su partido.

Pero también, ante la debilidad de sus candidatos la campaña el PRI en contra Carlos Joaquín  transcendió a nivel personal y familiar porque los ataques alcanzaron a su esposa y también a su padre  Nassin Joaquín.

A pesar de ello, el domingo 5 de junio de 2016 marcó un cambio en la historia política de Quintana Roo,  siendo que por primera vez el Partido Revolucionario Institucional (PRI) pierde la elección de Gobernador frente a una coalición conformada por el Partido Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), que coyunturalmente tuvieron el apoyo de numerosos grupos de ex priistas desencantados y ciudadanos que dieron su voto de castigo a la administración de Roberto Borge Angulo y la injerencia en el gobierno de su antecesor Félix González Canto.

Carlos Joaquín González, no solo obtuvo el triunfo como Gobernador, sino que su figura también le permitió a la coalición PAN-PRD ganar en 3 de los 11 los ayuntamientos de la entidad, Othón P. Blanco, Solidaridad y Cozumel.

En tanto, en el Congreso del Estado, el voto del cambio permitió que en la XV Legislatura el PAN alcanzara 6 diputaciones y tres para el Sol Azteca, que posteriormente se vieron favorecidos con negociaciones  que  permitieron formar un bloque de mayoría con los diputados de Morena, Encuentro Social, Nueva Alianza y un diputado por el PRI que se declaró independiente para este cometido.

Este factor permitió que la nueva mayoría se apoderará de la Gran Comisión del Congreso del Estado. No obstante los legisladores no se han destacado por su productividad, siendo criticados por bajo desempeño comparado con el mayor presupuesto del Poder Legislativo.

Se cumple un año de las elecciones, han transcurrido ocho meses del nuevo gobierno, y lejos de señales de estabilidad política, miembros del gabinete estatal, presidentes municipales y más de una decena de diputados locales, ya piensan en ser candidatos en las elecciones del 2018.

Comenta este artículo

comentarios

A UN AÑO DE LA ALTERNANCIA EN QUINTANA ROO

Lo más visto

To Top